TECTONICA DIGITAL _ Año: 2017 _ Con la colaboración de: Arturo de la Fuente _ Con el apoyo de: CheLA, TaMaCo


ES - Las superficies de doble curvatura son un elemento común en el lenguaje de la arquitectura contemporánea. La integración de las mismas en la industria de la construcción es directamente relacionada a la implementacion, de parte de los arquitectos, de programas de modelado 3D como parte de su corpus de herramientas. Dichos programas permiten generar y controlar fácilmente entidades geometricamente complejas, y habilitan la posibilidad de usarlas como elementos en las distintas instancias del proyecto (es. cubiertas, envolventes). Su materialización sin embargo, en linea general, es algo todavía relativamente problemático, porque conlleva la necesidad de usar elementos constructivos no-standard, fabricados a medida para responder a las características puntuales de una geometría especifica. A raíz de estas consideraciones inauguramos "Tectónica Digital", una investigación que apunta resolver, a través de diseño parametrico y fabricación digital, la materialización de estructuras reticulares geometricamente complejas. El punto central de la investigación es la producción de un sistema, que genere de forma automática los nudos correspondientes a los encuentros no necesariamente perpendiculares de una estructura reticular tridimensional.


Para eso desarrollamos un algoritmo de Grasshopper (plug-in/interfaz de control parametrica del software de 3D modeling Rhinoceros), que recibe como input una grilla tridimensional y la traduce en el modelo 3D de un sistema de vigas, vinculadas entre si mediante elementos de encastre. Las vigas y los encastres estan pensados para ser materializados como elementos respectivamente de madera y de chapa soldada.
Los encastres, que toman posición en los "nudos" del sistema, son todos análogos pero diferentes entre si. Cada encastre esta constituido por un elemento cilíndrico central, que funciona como eje vertical. En el mismo se insertan dos discos agujerados, que funcionan como elementos de transición entre el eje central, y los "brazos" que se extienden en las direcciones de las vigas que se unen en ese punto. Los "brazos" de los encastres están diseñados para insertarse en los extremos de unas vigas de madera, especialmente preparadas con una ranura central paralela a su dimensión mayor. Las vigas y los encastres se unen entre si mediante burlones.
El algoritmo genera automaticamente el plano de las piezas que componen cada nudo. El perfil de las pieza se caracteriza por unas muescas, que sirven como elemento de encastre entre una pieza y otra.  Los planos de las piezas pueden ser exportados en formato vectorial y producidos mediante corte láser CNC. Los nudos que construimos para nuestro prototipo fueron cortados en chapa de 2 mm. Las vigas tienen una sección de 2" x 3", y la ranura que permite unirlas a los encastres metálicos fue producida con una cierra circular.




Formosa 2018
Buenos Aires, Arg.